cejas perfectas

Hoy te vamos a contar como hacer para tener unas cejas perfectas paso a paso, un atributo muy atractivo en toda mujer.

Para empezar la regla de oro para tener unas cejas hermosas es que luzcan naturales.

Sin embargo, hoy existen técnicas muy populares utilizadas por centros de cosmética. Estas últimas consisten en distinto tipo de maquillajes.

Algunas personas optan por realizarse microblading para emular cejas más gruesas. La técnica del microblading consiste en el dibujo de pequeños bellos y otorga un aspecto muy profesional.

Antes que nada es importante evaluar cuales son las cejas perfectas según el rostro. Existen ciertos parámetros a tener en cuenta según la forma de tu cara. Veamos cuales son:

Tipos de cejas según el rostro

  • Si tienes rostro redondo te conviene usar cejas con arco bien marcado, de base ancha y punta fina. Descarta usar cejas con arco suave y redondo, ya que se trata de romper con la forma del rostro.
  • Si tienes un rostro cuadrado, por el contrario, te quedará bien trazar un arco redondo y alto. En este caso evita las cejas cortas y finas.
  • Si tienes rostro con forma de triángulo, escoge cejas levemente levantadas y evita los ángulos muy marcados.
  • Si tienes el rostro con forma de óvalo puedes usar cejas rectas o con forma de arco pero con curvatura leve.

¿Cómo diseñar tus cejas paso a paso?

  1. Define los límites para saber donde comienza y terminan las cejas. Para ello puedes ayudarte con un lápiz.
  2. Colócalo en cada extremo de tu nariz, de forma paralela y perpendicular al suelo. Ese es el lugar preciso donde tus cejas deben empezar.
  3. Ahora inclina el lápiz, atravesando la pupila. Este punto marca el límite de la curva de la ceja.
  4. Finalmente, coloca el lápiz uniendo el extremo de tu nariz con el limite externo del ojo. Este punto define el fin de la ceja.

Cejas perfectas paso a paso – depilación y lápiz

Una vez que hayas definido los límites de tus cejas es momento de usar pinzas de depilar y lápiz. Aquí van algunos tips útiles para hacerlo correctamente:

  • Antes de comenzar, asegúrate de tener instrumental de buena calidad. Las pinzas y cepillos deben ser de uso profesional. Las pinzas deben ser fáciles de manejar y que sujeten bien los vellos. Si no posees buenas pinzas es mejor comprarlas o llamar a un profesional que realice el servicio.
  • Ponte cómoda. Escoge un lugar con buena luz.
  • Para evitar molestias puedes aplicarte cremas para humectar la zona en que vas a realizar la depilación. También puedes aplicarte hielo frotándolo por la región de las cejas, previo a iniciar el procedimiento.
  • Debes estar atenta todo el tiempo mientras te depilas. Toma tiempo para mirarte y evaluarte con el espejo para verificar que lo estás haciendo bien. No abuses de la depilación ni te saques más más vellos de la cuenta. Si se te va la mano te van a quedar huecos o zonas poco pobladas.
  • Si tienes vellos muy largos (que dejan áreas descubiertas al depilarlos) prefiere tijeras de manicuría pequeñas para recortarlos. La manera de recortarlos es utilizar el cepillo para cejas y peinarlas hacia arriba y allí entonces recortar. Mucho cuidado, ¡no te excedas!
  • Al momento de delinear tus cejas con el lápiz utiliza el color más parecido al de tu cabello. Saca punta a tu lápiz para obtener mayor presición. Ve realizando pequeños trazos simulando los pelitos. Cubre así toda el área que hayas definido para el maquillaje.
  • Si te excediste en el maquillaje puedes remover el excedente cuidadosamente con papel tissue. También puedes utilizar toallitas desmaquillantes.

Derribando mitos sobre las cejas perfectas

No existe una sola fórmula ni regla única para tener cejas perfectas. Debemos derribar ciertos mitos. Ten presente que:

  • Tener cejas gruesas no implica tener cejas perfectas. Todo va en relación con la personalidad, estructura del rostro de cada persona.
  • No confundas cejas perfectas con cejas gemelas. No existe la absoluta simetría entre las cejas. Es perfectamente normal que una ceja sea algo desigual a la otra y hasta es algo que les aporta naturalidad. Así es que no te obsesiones con ello.