el poder de las lagrimas

¿Conoces el poder de las lágrimas? En este artículo podrás conocer por qué lloramos y sus beneficios y consecuencias.

¿De qué están hechas las lágrimas?

Las lágrimas se forman por sustancias grasas o lípidos, por las glándulas lagrimales que se ubican en los párpados superiores. Las lágrimas tienen un componente intermedio líquido-acuosa y un compuesto mucínico. Este último cumple la función de sostener las lágrimas sujetas a la superficie de la córnea.

Tipos de lágrimas y su función

Ante todo existen dos tipo de lágrimas. Un tipo son las lágrimas que surgen derivadas de una función fisiológica del cuerpo. Estas tienen por función eliminar polvillo y partículas y mantener nuestros ojos limpios, lubricados y humectados.

El otro tipo de lágrimas, al que hoy nos referimos, es aquel tipo de llanto que se origina por una causa psicológica o emocionales.

¿Llorar es bueno o malo?

Las connotaciones atribuibles a las lágrimas pueden variar de cultura en cultura, de pueblo en pueblo, según las costumbres y valores establecidos en una sociedad determinada.

Es absolutamente normal derramar lágrimas. Sea porque estemos tristes o alegres, nuestras lágrimas responden a un factor emocional o regido por nuestros sentimientos.

En ocasiones puede invadirnos el dolor por sufrimiento personal o pérdida de un ser querido. También podemos llorar por impotencia, cuando nos desborda una situación que no podemos dominar: estrés, presiones o sentimientos de soledad o incomprensión.

Las lágrimas que derramamos por causas emocionales son genuinas y surgen natural e involuntariamente. No podemos dominarlas ni forzarnos a llorar. Llorar por voluntad propia realmente es un don que muy pocos pueden tener. Lo cierto es que el llanto o las lágrimas nos producen alivio o calma frente a un estado de mucha preocupación o dolor. En este sentido podríamos aseverar que sus beneficios son indiscutibles.

Justamente por su veracidad y muestra de autenticidad es que las lágrimas se convierten socialmente en una prueba suficiente de aceptación o compasión. Su poder reside en su alto poder de persuación.

Sin embargo, en algunos casos, cuando alguien llora de forma forzada o artificial sus lágrimas pueden ser su peor recurso. Frecuentemente producen rechazo en los demás por denotar hipocresía o falsedad. Son las típicas «lágrimas de cocodrilo» y son habitualmente un método de manipulación.

El poder de las lágrimas en los ámbitos sociales

Las lágrimas pueden ejercer un efecto de cohesión grupal y fortalecer lazos personales, en determinadas ocasiones. Sin embargo, también pueden debilitar la imagen pública de quien llora. Nos referimos específicamente a dirigentes, empresarios, gerentes, políticos o funcionarios que cumplen un papel importante en la sociedad.

Finalmente, el sollozo es percibido habitualmente como una falta de control de las emociones, por lo menos en nuestra cultura. Sin embargo, en otros países como en Japón, se considera como positivo que un líder exprese sus sentimientos sin importar la intensidad con que lo haga.

¿Qué te pareció este artículo? ¡Comparte el poder de las lágrimas con otras personas en redes sociales y déjanos tus comentarios!