como fortalecer el sistema inmunologico natural

Cada vez más personas quieren saber cómo fortalecer el sistema inmunológico de forma natural. ¡Mira como hacerlo con remedios simples!

Probablemente, nadie necesite explicar por qué es tan importante la inmunidad fuerte. Cuando llega la próxima ola estacional de resfriados y gripe, incluso aquellos que no los han recordado antes piensan en fortalecer las defensas del cuerpo, nadie quiere enfermarse. No quiero enfermarme. ¿Cómo fortalecer las defensas del organismo?

Todos sabemos que una buena inmunidad realmente nos protege. Mira a tu alrededor: tanto en el trabajo como en la escuela de tus hijos. Probablemente haya personas a las que los virus parecen eludir. Todo el mundo estornuda y tose. ¿Quizás conocen la palabra mágica? No, es solo que la defensa del cuerpo es fuerte, funciona muy bien, neutraliza los ataques de virus. ¿Quieres eso también? ¡Entonces adelante!

¿Existe alguna receta mágica para la inmunidad?

Eso sería genial: beber una poción o tragar una pastilla, y eso es todo, la inmunidad está en orden. Por supuesto, la idea es tentadora, pero no funciona de esa manera. El sistema inmunológico es un mecanismo multinivel muy complejo, todas sus partes, idealmente, deben estar equilibradas. Tan pronto como se perturba este equilibrio, cualquier enlace dañado, todo el sistema comienza a funcionar incorrectamente. Y, lamentablemente, a menudo es difícil volver a la normalidad.

Los trastornos graves de la inmunidad requieren tratamiento, que debe ser recetado por un médico; los métodos populares no son adecuados aquí. Afortunadamente, la mayoría de nosotros no necesitamos acciones drásticas. Somos bastante capaces de ayudar a nuestro cuerpo por nuestra cuenta, apoyando y fortaleciendo el sistema inmunológico; créanme, todos tienen todo lo necesario para esto.

Cómo fortalecer el sistema inmunológico de forma natural

Existen remedios para fortalecer el sistema inmunológico. Pero la pastilla milagrosa no existe. Fortalecer y proteger la inmunidad es un trabajo diario para ti . No hay otra manera.

Existen medios para fortalecer el sistema inmunológico, al alcance de todos.
El cuerpo es algo así como un reloj. Después de todo, todos entienden: si el reloj se sumerge en agua, se romperá; si la batería del mecanismo electrónico se agota, no funcionará; entra un grano de arena: se violarán las funciones del dispositivo. Del mismo modo, diversos factores externos e internos influyen en el trabajo de nuestro organismo. Nuestra tarea es aprender a gestionarlos en nuestro beneficio.

Dormir bien

La falta crónica de sueño es uno de los principales factores que debilitan el sistema inmunológico. En un sueño tienen lugar procesos que son importantes y necesarios para el cuerpo, que interrumpimos sacrificando el sueño por el trabajo, otro juguete informático o una nueva película.

Puedes consumir medicamentos inmunoestimulantes tanto como desees pero con una falta sistemática de sueño todos los esfuerzos serán en vano. En el peor de los casos, experimentarás un desgaste rápido del organismo.

La privación crónica del sueño debilita gravemente el sistema inmunológico. Duerme lo suficiente y procura cuidar la calidad del sueño. ¡Es importante!

Ejercicio y aire fresco

Si pasas todo el día en la oficina frente a la computadora y frente al televisor durante la noche, no es posible hablar de una inmunidad saludable. Solo recuerda: si quieres tener una fuerte inmunidad, mantente activo.

Fortalecimiento de la inmunidad: los remedios más simples. ¿Quieres tener una fuerte inmunidad? Muévete y permanece al aire libre con más frecuencia.

Ir al gimnasio es bueno y cualquier actividad física al aire libre es incluso mejor. Y definitivamente la clave es hacer algun tipo de actividad física con regularidad. Si ejercitas todo el verano en el campo y luego permaneces encerrado en tu departamento todo el invierno, tu inmunidad se debilitará inevitablemente con la llegada de la primavera.

Alimentación y nutrición adecuadas

¿Cuántos se preocupan por su dieta? Todos conocen la nutrición adecuada, pero ¿cuántos hacen caso a las recomendaciones?

Por cierto, sobre las vitaminas. Hubo una opinión (basada en los resultados de la investigación) de que el uso de preparaciones de vitaminas sintéticas en la inmensa mayoría de los casos no beneficia al cuerpo. E incluso, en ocasiones, puede ser perjudicial.

Por ejemplo, tomar grandes dosis de vitamina A puede provocar problemas en el trabajo del tracto gastrointestinal, trastornos graves del sistema nervioso, irregularidades en el ciclo menstrual en las mujeres y otras consecuencias desagradables.

Ahora bien, para la prevención de la hipovitaminosis (deficiencia de vitaminas, que conduce, entre otras cosas, a un debilitamiento del sistema inmunológico), se recomienda en primer lugar equilibrar la dieta . Si comes regularmente hamburguesas y pizza con una gaseosa o cerveza, es dificil pensar en una buena inmunidad y buena salud.

Para fortalecer tu sistema inmune recomendamos la ingesta de los siguientes alimentos:

  • Verduras crudas, bayas y frutas (especialmente frutas cítricas)
  • Jugos frescos de fruta
  • Verduras picantes (ajo, cebolla, rábano picante) y hierbas
  • Nueces (especialmente nueces y almendras)
  • Cereales: avena y trigo sarraceno
  • Productos lácteos fermentados (yogur) y leche desnatada
  • pescado
  • huevos

En cambio, estos son los alimentos que, consumidos de manera frecuente, afectan negativamente nuestro cuerpo e inmunidad:

  • Comida rápida
  • alimentos grasos y fritos
  • productos refinados
  • carnes ahumadas
  • alcohol.

El tema de la alimentación saludable es muy controvertido y constantemente es motivo de intensas discusiones. Pero no podemos negar el papel de una dieta correcta y equilibrada en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Solo queda desarrollar hábitos alimenticios racionales y adherirse a ellos constantemente. ¿Complicado? Bueno, la decisión es tuya.

Hacerse fuerte

Y aquí, también, no hay nada nuevo, ninguna revelación. El tema es tan antiguo como el mundo. Desafortunadamente, ahora muchos lo han olvidado. Las madres jóvenes protegen a sus queridos hijos de todo, como si vivieran en una caja de cristal.

Hay que realzar el valor de ciertos hábitos que en apariencia son peligrosos para los niños. Veamos algunos de los más controvertidos:

  • ¿Correr descalzo? ¡tanto como sea posible, el niño no se lastimará!
  • ¿Caminar con mal tiempo? ¡te resfriarás!
  • ¿Tocar y pisar tierra? Y así sucesivamente …

¿Y entonces por qué sorprenderse de que el bebé esté constantemente enfermo? ¡Simplemente porque no le permitiste generar defensas para el fortalecimiento de su inmunidad!

Nos sobreabrigamos, evitamos todo contacto con el aire, tenemos miedo de quedar atrapados en la lluvia, etc. Preferimos en cambio llevar una vida cómoda y ociosa, cuanto más quietos y seguros en casa, mejor. Pero aún así nos resfriamos y nos encontramos indefensos contra el virus de la gripe. ¿Entonces, qué deberíamos hacer?

Quizás sea el momento de recordar un viejo lema popular: “¡Hazte fuerte si quieres estar sano!” ¡Creelo, realmente funciona!

Plantas medicinales

Bueno, finalmente llegamos a las recetas amadas por muchos. Sí, también ayudan mucho. Sin embargo, atención: gozar de buena inmunidad no depende sólo del consumo de plantas medicinales. Los remedios caseros y naturales no serán todo lo efectivos que se esperan si no cambias completamente tu estilo de vida.

Recuerda, además, que para ver resultados favorables debes consumir dichas plantas medicinales por un tiempo generalmente prolongado. No ocurrirá de la noche a la mañana. Además, debes estar bien informado respecto de sus “contra-indicaciones”.

La equinácea, el eleuterococo, la rosa silvestre, la enredadera de magnolia china, el jengibre, la cúrcuma, el ajo, el helenio, el plátano, la ortiga (entre otras plantas medicinales) así como la miel y otros productos apícolas, tienen un efecto reforzante e inmunoestimulante importante.

El hábitat en que vivimos condiciona nuestra inmunidad

Por lo tanto, los científicos sostienen que la residencia permanente en ciudades con una alta densidad de población es un factor de riesgo grave para el sistema inmunológico. Pero no todos pueden y quieren mudarse de una metrópoli a un pueblo tranquilo y escasamente poblado. Y, sin embargo, la mayoría de nosotros podemos excluir muchas circunstancias que afectan negativamente la inmunidad.

Aquí hay una lista de los principales enemigos de la inmunidad (ya conocemos algunos, pero es útil repetir):

  • estrés prolongado;
  • exceso de trabajo, fuerte estrés físico, mental y mental;
  • mala situación ambiental;
  • contacto con diversas sustancias tóxicas (por ejemplo, trabajo en trabajos peligrosos);
  • nutrición inadecuada;
  • trastornos metabólicos, obesidad;
  • estilo de vida sedentario;
  • viajes frecuentes con cambio de horario y zonas climáticas;
  • insomnio, alteraciones sistemáticas del sueño;
  • uso prolongado de ciertos medicamentos (en particular, antibióticos);
  • fumar;
  • abuso de alcohol;
  • el uso de drogas.

Como pueded ver, realmente podemos derrotar a muchos enemigos de tu salud y sistema inmune. De nosotros depende tomar acción y emprender un camino nuevo. ¡Qué esperas para intentarlo!

¿Te parece útil esta información? Comparte este artículo con otras personas por tus redes favoritas.