compresas de jengibre para la inflamacion

Descubre cómo hacer compresas de jengibre caseras para el dolor muscular. ¡Un remedio muy efectivo que puedes preparar desde casa!

El jengibre es saludable en la cocina y beneficioso para el organismo. Si sufre regularmente de inflamación y dolores musculares, una compresa de jengibre le brinda un alivio inmediato. Por lo tanto, no busque medicamentos de inmediato, porque el jengibre y el agua serán de gran ayuda. Las compresas de jengibre funcionan bien contra todo tipo de dolencias.

¿Qué son las compresas de jengibre?

Una compresa de jengibre es un remedio macrobiótico que se coloca sobre la piel para estimular el flujo sanguíneo, calentando así el área y aliviando el dolor. Una compresa de jengibre se hace empapando una toalla en agua caliente con jengibre y colocándola sobre la piel.

compresas de jengibre para el dolor muscular

¿Cuándo aplicar compresas de jengibre?

  • Músculos acalambrados
  • Todo tipo de inflamaciones: infección mamaria, articulaciones, riñones
  • Artrosis
  • Dolor menstrual
  • Infección del tracto respiratorio
  • Y es muy relajante y cálido durante el frío invierno.

¿Por qué las compresas de jengibre son tan efectivas?

La investigación científica ha demostrado que el jengibre te hace sudar (positivamente) y, por lo tanto, ayuda a prevenir las bacterias y las infecciones. Una compresa de jengibre tibia es muy beneficiosa porque contiene antioxidantes , tiene un efecto antiinflamatorio y estimula el sistema inmunológico . Además, la especia también tiene una propiedad antiséptica . Cuando coloque compresas de jengibre en áreas dolorosas de su cuerpo, sentirá los resultados después de media hora. Descubrirá que se siente más tranquilo y duerme mejor .

Cómo hacer compresas de jengibre simple y fácil

Ingredientes

  • 75 gramos de jengibre rallado
  • 1 litro de agua hervida

Procedimiento

  • Deja reposar el jengibre en agua durante 10 a 15 minutos (como harías con el té)
  • Como compresa, puedes utilizar una toallita, una toalla, un paño tetra o un paño de franela. Sumergela en la mezcla y envuelve la región donde sufres el dolor.
  • Cúbre la compresa con una bolsa de nylon por encima para que la compresa no se enfríe demasiado rápido.
  • Una vez que la compresa se haya enfriado un poco, reemplázala con una compresa tibia, ¡pero ten cuidado de no quemarte!
  • Aplicate las compresas en la zona dolorida durante 20 minutos.

¿Te ha sido útil esta información? Compartela con otras personas que puedan necesitarla.