razones de no llevar el celular al baño

Existen poderosas razones para no llevar el celular al baño. En este artículo te explicamos cuáles son y por qué deberías abandonar este hábito.

Todos tenemos la extraña costumbre de llevar el teléfono al baño. ¿Pero sabías que de esta manera te expones a ti mismo y a otras personas a una serie de enfermedades? Así es, nos referimos precisamente al riesgo de padecer los indeseables efectos de bacterias como estreptococo, hepatitis, E. coli, gastroenteritis, norovirus y diarrea, entre otras cosas.

La Dra. Lisa Ackerley, experta en higiene, explica que limpiarse las partes íntimas después de ir al baño y luego levantar el teléfono de inmediato implica transferir bacterias de las manos al teléfono.

Por lo tanto, lavarse las manos después de hacer esto es prácticamente inútil, ya que al tomar el teléfono nuevamente las bacterias volverán a sus manos.

¿Qué es recomendable hacer?

La mayoría de los especialistas acuerda en un punto elemental: si se quiere prevenir la transmisión de virus y contaminación fecal, directamente no lleve su teléfono al baño.

Además, el riesgo y peligro por contaminación depende en gran medida de la ubicación del inodoro. Si está en casa o en una oficina pequeña, no debería haber ningún riesgo grave, pero si está en un crucero o en un hospital, donde los virus pueden circular las 24 horas, el riesgo es mucho mayor.

Si bien la forma más común de transmitir virus es manual, no es el único problema. El Dr. Ackerley explica que los virus pueden viajar a menos de 2 metros del inodoro al tirar de la cadena. Por este motivo es recomendable mantener alejados nuestros elementos de uso personal como cepillo de dientes, peine, desodorante, etc. Además, se aconseja no poner el teléfono en un estante o en un portarrollos próximo al inodoro.

¿Por qué los celulares son el caldo de cultivo ideal de virus y bacterias?

Los teléfonos, por su temperatura ofrecen un ambiente cálido y propicio para la proliferación de bacterias. Estos agentes patógenos se encontrarán en un hábitat muy cómodo y más aún si comes alimentos dulces y empalagosos, dejando la superficie de tu celular con una capa pegajosa. Esto último es una invitación al establecimiento de una verdadera “colonia bacteriana”.

En atención a todo lo explicado anteriormente, resulta necesario adoptar el hábito de lavarse las manos con agua y jabón y dejar el teléfono en su bolsillo, o mejor aún en otro ambiente, antes de ir al baño.

¿Qué te pareció este artículo? Compártelo por tus redes sociales favoritas y ayuda a otras personas a prevenir enfermedades.