¿Qué es el Síndrome de Tourette? Sintomas, causas y tratamiento

sindrome de tourette que es causas sintomas y tratamiento

¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es una enfermedad neurológica que se caracteriza por «tics» nerviosos que suelen ocurrir en el paciente. Los llamados tics son actos impulsivos, que la persona realiza de forma involuntaria, reiterada y con frecuencia.

Los tics pueden empezar a manifestarse en la infancia, promediando los 5 a 7 años, aunque también pueden aparecer más tarde, hasta los 21 años. Pueden comenzar como una afección leve y volverse más frecuentes e intensos con el transcurso del tiempo.

Causas del Síndrome de Tourette

Se cree que la causa que origina esta condición proviene de una falla en uno de los circuitos cerebrales debido a cambios genéticos. Esto provoca el aumento de la producción de dopamina y estimula las contracciones musculares involuntarias.

Síntomas del Síndrome de Tourette

Los síntomas del síndrome de Tourette son los tics, que pueden ser de diferente clase según su frecuencia e intensidad. Están clasificados en tics motores y vocales:

tics motores

  • Parpadear
  • Inclinar la cabeza
  • Encogerse de hombros
  • Tocarse la nariz
  • Hacer gestos
  • Mover los dedos
  • Hacer gestos obscenos
  • Dar patadas
  • Sacudir el cuello
  • Golpearse el pecho

tics vocales

  • insultar
  • hipo
  • Gritar
  • Escupir
  • cloqueo
  • Quejarse
  • Aullido
  • Limpiar la garganta
  • Repetir palabras o frases
  • Usa diferentes tonos de voz

La intensidad, variedad y frecuencia de los tics pueden aumentar cuando una persona experimenta un período de estrés emocional. Y tienden a disminuir o incluso desaparecer durante el sueño, cuando la persona está cantando o realizando otra actividad que requiere mucha concentración.

Síndrome de Tourette ¿Es hereditario?

Una importante investigación sobre genética confirma que el riesgo de síndrome de Tourette está causado por muchos genes. Tanto hombres como mujeres pueden ser víctima de este síndrome. Solo una copia del «gen» es necesaria para tener esta condición. Esto significa, según la opinión de los especialistas, que existe una probabilidad de un 50% en transmisión de la enfermedad durante la misma etapa de la concepción y/o embarazo, por parte del padre/madre portador del gen.

La genética detrás del trastorno de Tourette es bastante compleja. Por esta razón es aconsejable que quienes sufren el trastorno de Tourete busquen asesoramiento por parte de un genetista o un especialista en genética, ni bien haya concluído el diagnóstico positivo de esta enfermedad.

Síndrome de Tourette: tratamiento

A la fecha no existe cura para el síndrome de Tourette. No obstante, pueden atenuarse sus síntomas mediante el uso de ciertos medicamentos. Por lo general, no se indica tratamiento a pacientes con síntomas leves.

Es importante notar que el consumo de fármacos para tratar esta enfermedad en pacientes con síntomas graves suelen provocar efectos colaterales que pueden ser aún peores que dichos síntomas. Sin embargo, la medicina hoy en día permite el uso de ciertos fármacos que pueden indicarse para morigerar el efecto de los tics, que afectan la vida cotidiana de los pacientes.

El tipo de medicamento utilizado depende de los síntomas que presente cada persona y si sufre alguna otra patología. La terapia conductual también puede ayudar.

De acuerdo con la particularidad de cada caso, el médico puede indicar el uso de ciertos medicamentos para ayudar a controlar los tics, entre los cuales los más frecuentes son los siguientes:

  • Topiramato: es un fármaco que ayuda a controlar los tics leves o moderados, cuando se asocia obesidad;
  • Antipsicóticos clásicos como haloperidol o pimozida; o atípicas, como aripiprazol, ziprasidona o risperidona;
  • Inyecciones de botox:  se utilizan en los tics motores para paralizar el músculo afectado por los movimientos, reduciendo la aparición de los tics;
  • Fármacos inhibidores adrenérgicos:  como la Clonidina o la Guanfacina, que ayudan a controlar síntomas de conducta tales como la ira e impulsividad.

Cabe mencionar que no en todos los casos se necesita o se puede hacer uso de medicación. A menudo, la persona mejora los síntomas con psicoterapia o sesiones de terapia conductual.

Síndrome de Tourette en niños

El niño con síndrome de Tourette necesita llevar una vida lo más normal posible. Si puede permitirse el lujo de ir a la escuela, con tics leves que no dañan a otros estudiantes, debe continuar. Es importante destacar que esta enfermedad es más común en niños que en niñas.

Tiene plena capacidad para aprender y desarrollarse, siempre y cuando reciba el apoyo de los padres y profesores, incluso fomentando la empatía y el respeto de los compañeros.

Si el niño queda aislado de la vida social a causa del síndrome, puede desarrollar otros problemas como ansiedad, depresión y trastornos. Lo mejor es educar a todo el entorno del niño sobre el síndrome, favoreciendo su integración social.

¿Podemos prevenir o evitar el síndrome de Tourette?

La evidencia médica indica que no existe nada por el momento que permita prevenir esta enfermedad.

Diferencia entre tics y Sindrome de Tourette

Hay que partir de la base de que sufrir uno o más tics no significa que una persona padezca de síndrome de Tourette.

Los tics, como habíamos dicho previamente, pueden clasificarse en «tics vocales» o «tics motores». Ambos pueden definir a un paciente con síndrome de Tourette. Pero no es tan sencillo determinarlo. Existen personas que pueden sufrir tics simples y temporales cuya duración puede extenderse a algunas semanas e incluso meses. Luego hay quienes sufren tics complejos y de larga duración. Los tics también pueden variar de leves y menos notorios a graves y discapacitantes.

Lo que hace la diferencia entre tener tics o tener el síndrome de Tourette radica en que quienes se encuentran diagnosticados en esta última deben manifestar por lo menos dos tics motores de distinto tipo y al menos un tic vocal. Además, es necesario haber su, y que han tenido los tics por más de un año.

Related Posts