beneficios del yoga para niños

¿Has pensado en enviar a tu hijo a clases de yoga para niños? ¡No te imaginas la cantidad de beneficios que tiene desarrollar esta disciplina para los menores!

La vida agitada de hoy supone no pocas preocupaciones para los padres en cuanto al crecimiento y cuidado de sus hijos. Un buen número de los niños que se encuentran en edad escolar sufren problemas de atención o de concentración.

Además, existen muchos casos de niños con conductas irritables o alterados emocionalmente por diversos factores: sobre estimulación, problemas familiares y otros.

Cualquiera sea el caso que tu hijo esté atravesando, el yoga para niños puede hacer mucho por él/ella. Asistir a clases de yoga le ayudará a reconocer y aprender a dominar sus emociones, alcanzar la paz interior que necesita y lograr un equilibrio tanto físico como psicológico.

Si deseas aún enriquecer la experiencia, todos pueden optar por iniciar un plan de yoga para toda la familia. La práctica de estos ejercicios de meditación, relajación y respiración van a ser beneficiosos, sin dudas, para todo el grupo familiar. Así es que anímate a compartir una sesión de yoga con tus niños. ¡Será una gran oportunidad de compartir en complicidad!

Beneficios del yoga para niños

Los beneficios del yoga para niños son realmente numerosos y fundamentales para asegurar su crecimiento y desarrollo de manera armónica y saludable. No solo porque resuelve una serie de trastornos, sino porque satisface muchas de sus necesidades. 

Más allá de ayudarlos a relajarse y calmarse, las virtudes son numerosas.  Fíjate todas las ventajas que tiene su práctica por parte de los más pequeños:

Beneficios a nivel emocional.

  • Reconocer y desarrollar habilidades de atención
  • Mejorar la capacidad de concentración
  • Dotar al niño de mayor agilidad y energía
  • Canalizar y manejar mejor las emociones
  • Calmar y reducir el estrés y ansiedad
  • Ayuda a conciliar el sueño
  • Permite contrarrestar la sobre estimulación producida por su exposición a internet, televisión, videojuegos, celular, tablets, etc.
  • Aumentar el autoestima: gana en confianza en sí mismo
  • Mejorar la interacción y relación con los demás (socialización)

Beneficios a nivel físico

  • Descubrir y ser más consciente de su propio cuerpo
  • Reconocer la importancia de aprender a respirar
  • Promover el masaje y mejor funcionamiento de los órganos internos
  • Mejorar la flexibilidad mediante la realización de las distintas posturas
  • Prevenir o revertir posibles problemas asociados a la columna y espalda

Tips útiles en la práctica del yoga para niños

  • Nunca obligar al niño a hacer yoga. Si está demasiado cansado, excitado o simplemente no quiere estarlo, debes respetarlo. De lo contrario vas a generar una repulsión a practicarlo.
  • Para el yoga para niños es fundamental imprimir un espíritu de juego y diversión. Las sesiones deben ser más cortas que para los adultos: 30 a 40 minutos, 3 veces a la semana. 
  • Una práctica diaria de pocos minutos es mucho más eficaz que una larga sesión por semana.
  • También cuenta el ambiente donde se realicen las sesiones debe ser adecuado; busca un lugar tranquilo, silencioso, bien aseado y con buena luz.

Hacer yoga para niños en casa

Practicar el yoga desde el hogar con tus hijos puede convertirse en un momento ideal para compartir. Es una oportunidad para el intercambio y la complicidad entre padres con sus niños.

Viste a tus niños con ropa suave y cómoda. Se realizan ejercicios para relajación y movimientos relacionados mediante la práctica de diferentes posturas. Una colchoneta de ejercicios en el piso es esencial. Elige un lugar tranquilo de la casa. Cuando sea posible, elige los días soleados para hacer yoga al aire libre.

Participa en una sesión de yoga impartida por un profesor.

En ocasiones, si no conoces mucho de yoga, lo mejor será acudir a un centro especializado. Busca un buen profesor en tu zona y consulta si puedes concurrir con tu niño (al menos la primeras sesiones). De esta manera vas a conocer el tipo de enseñanza que recibirá tu hijo, desde la misma experiencia.

Posturas de yoga para niños

Puedes conseguir en tiendas libros sobre yoga para niños. En internet también existen muchos sitios que explican cómo hacer posturas o asanas del yoga fáciles para niños. Luego, es cuestión de organizarse y ¡manos a la obra!

La parte más importante es hacer posturas fáciles. El objetivo aquí es principalmente que el niño descubra su cuerpo y que aprenda a respirar bien. Las posturas de yoga para niños más comunes son la postura del gato, la cabeza del perro hacia abajo y la del caracol, entre otras. Para los más pequeñitos va a resultarle agradable y divertido hacerlas, ya que están imitando la postura de distintos animales.

¿Te ha sido útil este artículo? Comparte todos estos beneficios del yoga para niños con otros padres, familias y amigos por redes sociales. Ayudemos a otras personas a alcanzar una mejor experiencia en su salud.